Funcionamiento

La Resistencia Solar consiste en un delgado tubo de cobre con una cabeza o “condensador” en un extremo. Dicha tubo es sellado al vacío con una pequeña cantidad de agua con aditivos especiales en su interior.
A medida que el sol calienta la Resistencia Solar, el agua en su interior hierve y se vaporiza; este vapor sube al condensador elevando su temperatura al extremo y transfiere el calor hacia el agua que necesitamos calentar.